lunes, 16 mayo 2022

Transnevada, una vuelta en dos ruedas por el corazón de Sierra Nevada

19 marzo 2012
Sierra Nevada
transnevada

Seguirdores de la Transnevada

Comparte esta noticia en tus redes

Una ruta para bicicleta de montaña que circunvala Sierra Nevada con una longitud total de 450 kilómetros. Se tiene acceso a ella desde los municipios de Abrucena, Abla, Fiñana, Beires, Ohanes, Laujar de Andarax, Paterna del Río y Bayárcal

El proyecto Transnevada es una ruta cicloturista que transcurre por el Espacio Natural de Sierra Nevada  para el disfrute ciudadano de los equipamientos de uso público del enclave protegido y una respuesta a la demanda de la población de ocio en la naturaleza en clave sostenible.

Un recorrido circular que bordea toda Sierra Nevada siguiendo principalmente la pista perimetral que delimita el Parque Nacional, a excepción de los tramos en los que no existen pistas forestales, cuando la ruta transcurre por carretera asfaltada. Para mejorar el tránsito de los ciclistas, se han acondicionado aquellas pistas que precisaban de adecuación mediante el refino y el planeo de las mismas, así como la apertura de las correspondientes cunetas.

La travesía discurre a una altitud que oscila entre los 1.500 y 2.000 metros y su longitud total es de 450 kilómetros distribuidos en ocho etapas que fluctúan entre los 45 y 80 kilómetros. Para facilitar el recorrido, la ruta está jalonada de numerosos accesos a las poblaciones del entorno, que pueden convertirse en vías de escape cuando los usuarios lo deseen. De hecho, cada ciclista puede plantearse recorrer la ruta completa o solo los tramos que elija, en más o menos jornadas, dependiendo de sus preferencias o preparación física.

A la ruta Transnevada se tiene acceso desde los municipios de Abrucena, Abla, Fiñana, Beires, Ohanes, Laujar de Andarax, Paterna del Río y Bayárcal.

Con el objetivo de proporcionar orientación a los ciclistas, el recorrido dispone de señalización homologada por la Asociación IMBA (Internacional Mountain Bicycling Association) y situada en balizas que indican la dificultad del tramo, la etapa o ruta en la que se encuentra y la dirección a seguir, a fin de que los usuarios puedan realizar una correcta interpretación de cada uno de los sectores de la ruta. Asimismo, esta señalización respeta las directrices establecidas en el Manual de Señalización en Espacios Naturales de Andalucía.

La mayor parte de la ruta transita por caminos y pistas de tierra salvo en unos tramos aislados que utiliza carreteras asfaltadas y dos pequeños tramos no ciclables en la etapa ocho, donde hay que echar pie a tierra. A Transnevada se puede acceder desde todos los diez pueblos por los que pasa y otra treintena desde los que se han creado rutas específicas de acceso. Como complemento a la Transnevada se han creado además otras once rutas de un día de entre 16 y 36 kilómetros.

Renovación de equipamientos
Los miradores que había a lo largo de los distintos sectores del recorrido han sido acondicionados, y se han construido nuevos y recuperado algunas fuentes de agua en aquellas zonas caracterizadas por su singularidad. En total, a lo largo de la travesía pueden encontrarse 12 miradores y 22 fuentes de agua.

Para conocer otros rincones del Espacio Natural de Sierra Nevada, en Transnevada se han señalizado otras once rutas de entre 16 y 42 kilómetros de longitud. Una oportunidad de disfrutar de una actividad deportiva de interés creciente entre los visitantes como es la realización de rutas en bicicleta de montaña, a través de una práctica sensible y respetuosa con el medio ambiente. A su vez, proyectos de esta naturaleza se convierten en magníficos instrumentos de divulgación de la riqueza ambiental y paisajística de los espacios naturales protegidos andaluces.