jueves, 29 febrero 2024

La Coordinadora Ecologista Almeriense presenta alegaciones al proyecto de hotel en Genoveses

2 diciembre 2023
Níjar
Genoveses

Comparte esta noticia en tus redes

Piden al Ayuntamiento de Níjar que no apruebe la declaración de Utilidad Pública e Interés Social para este proyecto de instalación de un hotel en el cortijo Chiqueras, al ser un negocio particular del que solo se beneficia el propietario de la instalación…

La Coordinadora Ecologista Almeriense ha presentado alegaciones ante el Ayuntamiento de Níjar al Proyecto de Rehabilitación del Cortijo Chiqueras en el paraje del Campillo de Los Genoveses, ante la aprobación de dicho proyecto por parte de la Delegación Territorial de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul, junto con otros colectivos ecologistas que también se han manifestado contra esta resolución. 

Porque el cambio de uso de suelo agrícola y ganadero actual al de uso hotelero es incompatible con las actividades permitidas en una zona catalogada como C1 en el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Parque Natural de Cabo de Gata, ni está amparado por una normativa ambiental en vigor, ya que el Plan Rector de Usos y Gestión de este Parque Natural, al que pretenden acogerse, caducó en 2016 y no ha sido prorrogado.

Que el Campillo de Los Genoveses es uno de los escasos espacios vírgenes que aún se conservan en el litoral andaluz, siendo zona de campeo del águila perdicera y hábitat de otras aves como el colirrojo real o la ganga ortega, especies esteparias muy vulnerables y que están protegidas por la Directiva Europea de Zonas de Especial Protección de Aves (ZEPA). Paraje que, además, cuenta con especies botánicas singulares y en peligro de extinción como son el cornical, el palmito, la launea, el espárrago y la efedra; que fueron decisivas para que la Unión Europea declarara este entorno como Lugar de Interés Comunitario (LIC) y que se restringiera el tráfico de vehículos a motor en verano por las pistas de tierra que dan acceso a las playas de Genoveses, El Barronal, Mónsul y Cala Carbón para poder preservarlas.

Que pese a que el cortijo Chiqueras ya fue rehabilitado en 2008 para la puesta en valor de su patrimonio etnográfico y agro ambiental vinculado a la elaboración de cuerda de esparto, la actividad cerealista o ganadera (objetivos que justificaron la declaración de dicho proyecto como de Utilidad Pública e Interés Social para la realización de visitas guiadas a la antigua fábrica de cuerda de Crín y actividades de educación ambiental), en la actualidad dicho edificio está siendo utilizado como restaurante y lugar de celebración de eventos con aforo de hasta 350 personas que produce una importante contaminación atmosférica, lumínica y acústica incompatible con la conservación de las especies naturales de la zona incluidas en la Red Natura 2000 de la Unión Europea, y a los que habría que unir los más de 60 clientes potenciales del hotel y las 20 personas trabajadoras internas y de servicios auxiliares que transitarán a diario con sus vehículos por el entorno.

Pidiendo, asimismo, al Ayuntamiento de Níjar que compruebe si el uso que se le está dando en la actualidad al cortijo Chiqueras es el que se aprobó en su momento, y si se cumplen las medidas de seguridad y sanitarias que han permitido la celebración en los últimos años de más de cincuenta eventos multitudinarios, como salón de bodas, sin contar con servicio de agua corriente ni alcantarillado para la recogida de aguas residuales.

Es por todo ello que la Coordinadora Ecologista Almeriense le pide al Ayuntamiento de Níjar que no apruebe, este Ayuntamiento, la declaración de Utilidad Pública e Interés Social para este proyecto de instalación de un hotel en el cortijo Chiqueras, al ser un negocio particular del que solo se beneficia el propietario de la instalación, mientras se pone en riesgo la conservación de un ecosistema único a nivel ambiental, con valores paisajísticos, estéticos y emocionales que benefician a toda la gente que vive en el entorno y a los miles de turistas que visitan este territorio precisamente para disfrutar de un patrimonio que es de todos; como atestiguan las más de 260.000 firmas contrarias al proyecto recogidas por la Asociación Amigos del Parque Natural de Cabo de Gata y las que se suma esta Coordinadora Ecologista.