miércoles, 5 octubre 2022

El Mediterráneo, un mar amenazado por los vertidos, la sobreexplotación y los recortes

25 julio 2012
Almería
Catamarán WWF

Catamarán solar de WWF que recorre el Mediterráneo

Comparte esta noticia en tus redes

La organización ambiental WWF recorre la costa mediterránea a bordo de un catamarán solar para defender la importancia de que los ciudadanos conozcan los valores de su costa más próxima, y colaboren en la protección del espacio marino

WWF ha empezado esta semana en Cartagena una campaña que recorrerá el Mediterráneo y hará paradas en varios puertos de Almería, Granada y Alicante. La campaña se desarrolla a bordo de un catamarán, con un techo de placas solares que proveen de energía a la embarcación. La organización ambiental ha mostrado su preocupación por el anteproyecto de la Ley de Costas, que, en palabras de sus investigadores,  «en vez de proteger la costa protege intereses privados en la costa».

Para WWF, el recorte de los Presupuestos del Estado para Medio Ambiente es una amenaza a 25 años de protección, y supone la eliminación de los programas de investigación de la costa y el mar así como de la vigilancia que se hacía en las zonas protegidas. Lo que, para los responsables de la organización,  transformará en reservas de papel,  los espacios actuales que han beneficiado al ecosistema marino y a las actividades económicas de sus poblaciones más próximas

Por aguas del Mediterráneo, entre Murcia y Almería, el catamarán solar defiende la importancia de que los ciudadanos conozcan los valores de su costa más próxima, su fragilidad, para que colaboren y ayuden en la defensa de su tesoro marino.

Desde WWF se destaca como el peligro más grave del Mediterráneo, la sobreexplotación de sus recursos. A más aumento de población, más demanda de alimento, más residuos; y a eso se une que las constantes mejoras técnicas de los barcos les permiten llegar más lejos y pescar a más profundidad, con lo que cada vez se agotan más los recursos.

Otra amenazas residen en la contaminación, tanto desde tierra como desde el mar, y en la destrucción de litoral con nuevos puertos deportivos, nuevos diques, que alteran la franja costera.

Especies invasoras
Un serio problema lo generan los barcos, procedentes de todas partes del mundo, que transportan además de mercancías, agua de otras regiones – para diferentes usos de su tripulación y funcionamiento- que puede acabar vertida al mar, y las anclas o las redes de pesca pueden dejar vestigios de especies que dañan ese entorno.

Vertidos no controlados que han introducido en las aguas mediterráneas,  plagas como la del alga caulerpa, que está amenazando el Mediterráneo y luchando contra la posidonia y todo su ecosistema.

Desde WWF se propone un conjunto de medidas, entre las que destaca el establecimiento de zonas protegidas que permite cuidar y mejorar los valores naturales así como regular los usos en la zona. Está científicamente demostrado que tiene efectos beneficiosos para el ecosistema, al tiempo que mejora la calidad de vida, el desarrollo económico y social del entorno, a través de productos de ocio, de turismo y de conocimiento e investigación.

WWF junto con más de 40 científicos de toda España ha propuesto la creación de 76 zonas prioritarias de conservación y una veintena de reservas marinas, como se hizo en 2011 con El Cachucho, una montaña submarina del Cantábrico frente a Asturias.

El objetivo es desarrollar modelos de preservación entre las organizaciones ambientales, científicas, administraciones y la sociedad más cercana, pescadores y usuarios, de la zona para conservar ese medio marino.