viernes, 1 julio 2022

Doble Fila propone la implantación de ‘ciclocalles’ para circular por Almería capital, Roquetas de Mar y El Ejido

7 enero 2013
Almería
Ciclocalle Alicante / Eneko Astigarraga

Foto: Eneko Astigarraga

Comparte esta noticia en tus redes

El colectivo almeriense pide al Ayuntamiento de la capital una apuesta decidida por la movilidad sostenible en los medios urbanos dando prioridad al uso de la bicicleta y a la seguridad de ciclistas y peatones.

En su campaña a favor de una movilidad sostenible en Almería y su provincia, el colectivo Doble Fila ha pedido al Ayuntamiento de la capital una apuesta decidida por la implantación de ciclocalles en varias zonas de la ciudad, que permita conectar adecuadamente los carriles bici existentes, y a la vez facilite a peatones y ciclistas el disfrute de las calles de una forma más segura y sin sentirse acosados por los coches.

Este tipo de calles, en auge en toda Europa y cada vez más comunes en las ciudades españolas, no dejan de ser una forma económica de facilitar el tránsito de bicicletas, ya que se trata simplemente de limitar la velocidad a 30 kilómetros por hora en ellas y señalizarlas de forma que quede claro que los ciclistas tienen preferencia en las mismas.

Doble Fila quiere extender este planeamiento en el tráfico al resto de municipios de la provincia, especialmente a los de mayor tamaño como Roquetas de Mar o El Ejido, donde las ciclocalles podrían mejorar mucho la seguridad de los ciclistas, a la vez que conseguir pacificar la circulación por ellas.

A modo de ejemplo, el colectivo almeriense destaca el éxito conseguido con las calles Mercurio y Firmamento, donde «con una escasa inversión en pintura y señales, se ha conseguido que los conductores respeten sin prisas y mal humor, el pedalear de los ciclistas que a día de hoy circulan por la ciudad». Además, la limitación de la velocidad en esas calles a 30 kilómetros por hora, «permite que los peatones crucen sin miedo a que se les abalance un coche», se explica desde este colectivo. Doble Fila considera que las ciclocalles mencionadas han dotado de personalidad al barrio sin penalizar por ello la movilidad, un concepto que bien podría extenderse a otras zonas, tal y como en su día se prometió desde el Ayuntamiento de Almería.

Apelando a la voluntad política y a la escasa inversión que la señalización viaria requiere, desde Doble Fila «queremos desde aquí animar al alcalde de Almería, Luis Rogelio Rodriguez-Comendador, y a su concejal de Seguridad Ciudadana y Movilidad, María Muñiz, a que le pongan empeño ante la falta de presupuestos, ya que con pequeños gestos podemos ganar en calidad de vida y seguridad».

Entre las propuestas dirigidas al Ayuntamiento de Almería, la unión del carril bici del Parque Nicolás Salmerón con la Calle Real, y hacer de esta una ciclocalle con velocidad limitada a 20 kilómetros por hora que suba hasta la calle Torres, y llegar de esta forma hasta la Puerta Purchena. Además, enlazar con la calle Alcalde Muñoz y un carril de la calle Santos Zárate  a los carriles bici de la Rambla Federico García Lorca. El planteamiento incluye varias propuestas orientadas a garantizar el acceso ciclista seguro al centro histórico.

El pasado viernes se constituía la Mesa Nacional de la Bicicleta, organismo nacional que engloba a todo tipo de colectivos y empresas relacionadas con la bicicleta y que pretende servir de plataforma de diálogo y comunicación con el Gobierno de España para diseñar políticas que fomenten el uso de la bicicleta como medio de transporte. En la cartera de esta nueva Mesa Nacional estarían medidas como las calles 30 (que también son objeto de una campaña europea para que se impulsen directamente desde Bruselas) e infraestructuras que doten de seguridad a los ciclistas.