sábado, 21 mayo 2022

‘Arriba los árboles’ califica de «despropósito histórico» el proyecto de remodelación de la Plaza Vieja

8 mayo 2018
Almería
Arriba los Árboles

Foto del muro de 'Arriba los Árboles de Almería' en Facebook

Comparte esta noticia en tus redes

Actualmente la plaza, a juicio del colectivo,se encuentra huérfana de una ciudadanía cada vez más alejada de una Institución diseminada por la ciudad y un casco histórico deprimido, que se ve concurrida tanto por turistas como por visitas escolares gracias a la presencia del monumento de los Mártires de la Libertad (el Pingurucho).

El colectivo Arriba los Árboles ha manifestado su rechazo al proyecto de remodelación de la plaza de la Constitución de Almería (Plaza Vieja), aprobado con los votos del PP y Ciudadanos en el pasado pleno municipal, por «suponer un despropósito histórico, patrimonial y medioambiental».

Según este colectivo, la actual configuración de la plaza «es fruto del resultado histórico de nuestra ciudad. Un conjunto que refuerza el símbolo institucional y la memoria histórica almeriense, no faltando la presencia de los árboles que tanto caracterizan a las plazas de las ciudades y pueblos de media España (especialmente las del sur). Por ello, entendemos que desplazar cualquiera de sus elementos, suponen la descontextualización, banalización histórica o renuncia a los servicios culturales y medioambientales del espacio».

Actualmente la plaza, a juicio del colectivo,se encuentra huérfana de una ciudadanía cada vez más alejada de una Institución diseminada por la ciudad y un casco histórico deprimido, que se ve concurrida tanto por turistas como por visitas escolares gracias a la presencia del monumento de los Mártires de la Libertad (el Pingurucho).  Para Arriba los Árboles ésto es una muestra de que el uso y disfrute lúdico-cultural del espacio existente es uno de los elementos a potenciar para su revitalización, contrariamente a de lo manifestado por la concejala de Fomento del PP (Ana Martínez Labella): “el disponer de una plaza más moderna, con frescura, y llena de terrazas, es lo que da vida”.

El colectivo se pregunta por el verdadero motivo por el que surge la necesidad para abordar dicho proyecto. «Por un lado, no deja de ser paradójica la situación, si la comparamos con la falta de diligencia mostrada en el pasado a la hora de cuidar de su propia casa –el edificio consistorial-, desalojando varias dependencias para su urgente rehabilitación; por otro, decir que el proyecto supone la privatización del espacio público disfrazado de modernidad. Una modernidad urbanística caracterizada por un desarrollismo que, en demasiadas ocasiones, ha considerado el patrimonio como un obstáculo, y los espacios públicos como suelo desperdiciado frente a las posibilidades de obtención de beneficios inmediatos. En este sentido, señalamos la necesidad de rectificación del gobierno municipal, recordando la decisión que tomó, ante la demanda social, frenando el traslado de los ficus de la avenida del Mediterráneo.
La ciudad tiene otras prioridades, como la de finalizar las obras de rehabilitación del Ayuntamiento, para que la ciudadanía pueda disponer de todos los servicios municipales integrados».

El colectivo concluye su nota promoviendo la participación ciudadana en este debate, «más allá de las decisiones político-empresariales, para poner en valor los servicios medioambientales que mejoran nuestra salud y bienestar, y promueven un turismo de calidad y sostenible».
[scrolling_box title=»Otras noticias» count=»30″ rows=»10″]