jueves, 29 febrero 2024

La Guardia Civil investiga a un grupo criminal asentado en Carboneras y Níjar con embarcaciones preparadas para cometer actividades ilícitas

28 noviembre 2023
Carboneras Nijar
IMG_7338-crop

Comparte esta noticia en tus redes

El grupo, con sede en Carboneras y Níjar, estaba integrado por mecánicos de embarcaciones, tractoristas e, incluso, un pastor que unieron sus conocimientos para echar al mar una de las embarcaciones ilegales


La Guardia Civil de Almería, en el marco de la reciente operación Barkas, ha investigado y detenido en las localidades de Carboneras y Níjar a seis personas que pertenecían a un grupo delictivo integrado por mecánicos de embarcaciones, tractoristas e, incluso, pastores que unían sus conocimientos para poner en funcionamiento, ocultar y almacenar embarcaciones ilegales presuntamente dedicadas al tráfico ilícito de personas y al transporte irregular de combustible.

Dentro del Plan para la lucha contra el narcotráfico y el tráfico de seres humanos, la Guardia Civil desarrolla dispositivos especiales de seguridad para prevenir y perseguir este tipo de delitos en la costa almeriense. Durante uno de estos servicios preventivos, agentes de la Guardia Civil identificaron el pasado 12 de octubre a tres personas en la rambla del Algarrobico, en la localidad de Carboneras, cuando trataban de echar al mar una embarcación por un punto de difícil localización dentro de un paraje natural, no habilitado como canal náutico. Para esta operación utilizaron un vehículo para remolcar la embarcación y un tractor para sacarla a la playa.

En una primera inspección, la Guardia Civil detectó ciertas anomalías en la documentación de la embarcación y que el remolque carecía de matrícula, por lo que decidió trasladar ambos vehículos al puerto pesquero de Carboneras, donde quedaron depositados para ser inspeccionados de forma más exhaustiva y valorar posibles ilícitos penales.

En las horas posteriores, las personas identificadas acompañadas de otras más hicieron varios intentos de llevarse la embarcación depositada, pero, al carecer en todo momento de la documentación de la misma y de permiso para el uso del remolque, fueron disuadidos por el vigilante del puerto, que de inmediato participó los hechos a la Guardia Civil.

Los agentes del Área de Investigación de Garrucha realizaron un informe técnico ocular detallado de los efectos aprehendidos y pudieron comprobar que el número de identificación del motor y las estructuras de la embarcación y del remolque habían sido manipulados, y tampoco coincidían con los datos que figuraban en la documentación.

En una segunda fase de la operación, a principio del presente mes de noviembre, los agentes del Área de Investigación del Puesto Principal de Garrucha, en colaboración con la Patrulla Fiscal y de Fronteras de la Compañía de Vera, continuaron realizando inspecciones en diversas naves industriales dedicadas al invernaje y la reparación de embarcaciones y sus motores. De entre las embarcaciones inspeccionadas, la Guardia Civil identificó una embarcación semirrígida, de alta velocidad, considerada mercancía de género prohibido como medida de lucha contra el tráfico ilícito de personas y mercancías.

Grupos delictivos 

Continuando en el marco de la propia investigación y como actuación preventiva, durante los últimos años la Guardia Civil ha detectado y desarticulado organizaciones criminales, de carácter internacional, especializadas en el narcotráfico y en el tráfico de seres humanos, principalmente provenientes del norte de África que irían desde sus países hacia España vía marítima, empleando para ello embarcaciones rápidas tipo zodiac o ‘pateras taxi’, teniendo como punto principal de entrada en España las costas almerienses.

Además, estas redes delictivas, solían sincronizar varias salidas simultáneas de embarcaciones rápidas con la finalidad de saturar los servicios de las patrullas en tierra y mar, y con ello, dificultar la interceptación que, en la mayoría de los casos, han sido identificadas y acometidas por los agentes encargados de la investigación.

Este es el fenómeno conocido como “pateras taxi”, que consistiría en embarcaciones ligeras, que realizan viajes exprés, con capacidad para una veintena de personas, donde conforme arriban a tierra vuelven mar adentro para seguir efectuando viajes.

Se da la circunstancia de que estas embarcaciones precisan un elevado consumo de combustible y están obligadas al repostaje posterior al desembarco de droga o personas en la línea de costa para su retorno a alta mar.   Entorno a esta necesidad, surge una nueva figura delictiva conocida como “petaqueros”.  Este tipo de ‘gasolineras flotantes’ son embarcaciones que transportan garrafas o bidones de combustible que sirven de apoyo a otras embarcaciones en redes de contrabando.  Suelen suministrarlo desde tierra o embarcaciones tipo botes de fibra, lanchas neumáticas o incluso pequeños pesqueros.  En ellas suelen viajar un patrón, que domina el motor, y al menos una segunda persona encargada de entregar el combustible. Ambos, suelen pertenecer a escalafones inferiores de la organización y ser fácilmente reemplazables.

Resultado de la operación

Como resultado de esta operación denominada “Barkas”, la Guardia Civil ha investigado a cinco varones de 22, 23, 24, 32 y 62 años, y detenido a uno de 24 años como autores de delitos de falsedad documental, contrabando y pertenencia a grupo criminal.  A varios de ellos les constan antecedentes policiales por diversos delitos, entre ellos tráfico ilegal de personas y de drogas.  Las diligencias, el material intervenido, los investigados y el detenido han sido puestos a disposición del Juzgado en funciones de guardia de Vera.  

La operación continúa abierta con nuevas líneas de investigación encaminadas a la desarticulación de la infraestructura logística y de redes delictivas relacionadas con el tráfico ilícito de personas.