miércoles, 12 junio 2024

El hotel proyectado en la playa de Genoveses llega al Congreso para su paralización

25 abril 2024
Níjar
PNL Sumar

Comparte esta noticia en tus redes

Sumar ha registrado una Proposición No de Ley en el Congreso contra el urbanismo salvaje en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.

El grupo parlamentario Sumar ha registrado una Proposición No de Ley (PNL) en la que pide al Congreso que inste al Gobierno a adoptar las medidas necesarias para paralizar y revertir el proyecto urbanístico proyectado en la bahía de Genoveses , por ser contrario al ordenamiento del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar.

El parque natural de Cabo de Gata-Níjar, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO, Lugar de Interés Comunitario y Zona de Especial Protección de Aves Esteparias por la Unión Europea, incluida en la Red Natura 2000; está sometido a una enorme presión urbanística, que pone en peligro la conservación de su biodiversidad, en zonas tan frágiles como Rodalquilar, Agua Amarga, Cabo de Gata o la bahía de Genoveses.

Y es que, a pesar de que la demolición del hotel del Algarrobico, en el litoral de Carboneras, sigue pendiente, inmersa en una interminable trama judicial; los proyectos de nuevas instalaciones se suceden, con el beneplácito de la administración autonómica, que ante la paralización de macrohoteles con 400 habitaciones como el de Carboneras, ha optado por autorizar la rehabilitación de antiguos cortijos agroganaderos, para convertirlos en “pequeños hoteles con encanto”.

Este es el caso del hotel proyectado en la Bahía de Los Genoveses, espacio que el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Parque Natural, considera zona C1, de uso agro ganadero tradicional; y por tanto incompatible con la conversión del antiguo cortijo Chiqueras en un hotel de 4 estrellas, con 30 habitaciones, piscina y aparcamiento para 70 vehículos.

Dicho hotel, se construiría en un entorno con importantes endemismos botánicos como el Limonium y el Azafrán del Cabo, o aves esteparias en peligro de extinción como el sisón, el alcaraván, la terrera común o la alondra ricotí. Además, este ecosistema tan frágil, ya sufre un exceso de presión humana; que ha obligado a la administración a limitar el tráfico rodado para acceder a sus playas en verano.

Autorización ambiental de la Junta

A pesar de todo, la Junta de Andalucía concedió autorización ambiental al proyecto en octubre de 2023, y la empresa promotora Torres y González Díaz S.L, está a la espera de que el Ayuntamiento de Níjar considere el hotel de “interés social y utilidad pública”, para sortear la normativa ambiental vigente en este espacio protegido; aduciendo que el cortijo donde se proyecta, ya tiene uso hostelero como restaurante y lugar de celebración de grandes eventos. Y ello, aunque para la Consejería de Medio Ambiente se trata de un museo etnográfico dedicado a educación ambiental y turismo cultural, actividad para la que fue autorizado en 2008, aprovechando además los Fondos FEDER Europeos.

Ante esta situación, la ciudadanía ha llevado al Ayuntamiento de Níjar 214.895 firmas y 329 instancias contrarias al hotel, y los grupos ecologistas Amigos del Parque y Grupo Ecologista Mediterráneo acaban de presentar un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, pidiendo que se adopten medidas cautelares que eviten que la promotora continúe con la tramitación del hotel; ya que consideran ilegal la autorización ambiental concedida por la Junta de Andalucía.

La PNL, presentada por el diputado de Sumar-IU, Tony Valero, y Mar González, coportavoz de Verdes Equo Andalucía y representante de Verdes Equo en el GPP Sumar, pide al Gobierno paralizar el proyecto y fomentar la participación ciudadana y la sensibilización social sobre el valor medioambiental del parque natural e impulsar, junto a la Junta y los ayuntamientos afectados, la revisión y actualización de los instrumentos de planificación y gestión del mismo para reforzar su protección. Asimismo, reclama investigar y sancionar todos los proyectos que afecten negativamente al ecosistema o se salten los protocolos de protección ambiental.