lunes, 24 enero 2022

Última hora

El Hospital La Inmaculada incorpora una técnica para el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata

18 noviembre 2021
Huércal-Overa
Equipo la inmaculada

Comparte esta noticia en tus redes

Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en telegram
La hiperplasia benigna de próstata es una patología que afecta al 50% de los varones mayores de 60 años, creciendo esta proporción conforme aumenta la edad.

El hospital La Inmaculada de Huércal-Overa, perteneciente al Área de Gestión Sanitaria Norte de Almería (AGSNA), ha incorporado un innovador tratamiento mediante láser para la hiperplasia benigna de próstata. La técnica, definida como Enucleación Prostática con Láser de Holmium (Técnica HoLEP), es un procedimiento mínimamente invasivo realizado a través de la uretra que permite la eliminación de grandes adenomas (parte de la próstata responsable de la obstrucción del flujo urinario) con un sangrado mínimo.

Las primeras intervenciones en el Hospital La Inmaculada con esta nueva técnica,  que se irá incorporando progresivamente en los hospitales del SSPA, comenzaron el pasado viernes 12 de noviembre y fueron realizadas por el facultativo de Urología del AGSNA, Harold Almonte, con la colaboración del facultativo Ángel Gómez Pascual, de la Clínica Quirón de Málaga. Las ventajas principales que demuestra son una recuperación más rápida, sin necesidad de sonda uretral y una mínima estancia hospitalaria (reciben el alta a las 24 horas).

La incorporación de la Enucleación Prostática con Láser de Holmium (Técnica HoLEP) es una continuación de la apuesta por la cirugía mínimamente invasiva realizada por  el Área de Gestión Sanitaria Norte de Almería dirigida por José Miguel Medina.

Hiperplasia de próstata

La hiperplasia benigna de próstata es una patología que afecta al 50% de los varones mayores de 60 años, creciendo esta proporción conforme aumenta la edad. Al crecer el adenoma prostático se produce una obstrucción a la salida de la orina, causando síntomas como la dificultad para iniciar la micción, chorro entrecortado o goteo terminal.

Conforme la obstrucción se cronifica, van apareciendo síntomas que afectan al llenado de la vejiga como son la urgencia por ir a orinar, la necesidad de orinar por la noche (nocturia) o la aparición de tenesmo urinario (sensación de vaciado incompleto).

Estos síntomas pueden ser manejados desde la consulta de urología con fármacos, pero cuando estos no son efectivos es de vital importancia elegir una opción quirúrgica que sea efectiva y segura.

 

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*