martes, 21 mayo 2024

El Ayuntamiento de Níjar informa sobre las nuevas inspecciones urbanísticas

5 abril 2024
Níjar
02022024 NP Reunión PGOU Ubranismo (1)

Reunión PGOU Níjar

Comparte esta noticia en tus redes

“Resulta particularmente importante que los agentes que intervienen en la obra, tanto propietarios, promotores, como técnicos y contratistas, sean conocedores de sus obligaciones a fin de que la labor inspectora no origine actuaciones en materia de disciplina urbanística que, quizá, hubieran podido evitarse con el adecuado conocimiento de sus deberes”,

Tras la aprobación del Plan de Inspección Urbanística Municipal por parte del Ayuntamiento de Níjar, su andadura da comienzo en el presente ejercicio 2024, disponiendo para ello de nuevos medios humanos y materiales.

Como explican desde la Concejalía de Urbanismo, a lo largo de los últimos años, y más recientemente con la Ley 7/2021, se han venido adoptando por parte de la Junta de Andalucía medidas de simplificación y racionalización administrativa para el impulso de la actividad económica. Dichas medidas se han traducido en el ámbito urbanístico en la implementación de los procedimientos de obtención de autorizaciones por declaración responsable, que se sostienen sobre la base de una actuación veraz y responsable por parte de la ciudadanía, y sobre el ejercicio de un control administrativo a posteriori desarrollado sobre los principios de transparencia y eficacia. Es en este ámbito donde se inserta la necesidad, establecida expresamente en el art.343 del Decreto 550/2022, de elaborar por parte de los ayuntamientos un plan de inspección que permita el ejercicio del control administrativo de forma ordenada y transparente. 

El concejal de Urbanismo, Manuel Herrero, ha detallado que, en consonancia con dicha legislación, para el adecuado desarrollo de la actividad urbanística conforme a los nuevos procedimientos de declaración responsable y control a posterori, resulta también necesaria la colaboración ciudadana en lo relativo a la veracidad y adecuación de la documentación aportada, y en el cumplimiento de las obligaciones inherentes a la misma. “Resulta particularmente importante que los agentes que intervienen en la obra, tanto propietarios, promotores, como técnicos y contratistas, sean conocedores de sus obligaciones a fin de que la labor inspectora no origine actuaciones en materia de disciplina urbanística que, quizá, hubieran podido evitarse con el adecuado conocimiento de sus deberes”, ha explicado el edil.

Entre esos deberes, destaca los siguientes: la conformidad de las obras a la actuación solicitada en la declaración, la tenencia en la obra de las licencias o declaraciones responsables que amparan la misma y de los documentos técnicos autorizados, la exposición del cartel de obra según modelo de la ordenanza municipal en los casos de obra mayor, y la colaboración en los procedimientos de inspección que desarrolla el ayuntamiento. De igual modo, conviene conocer que el personal inspector goza de plena autonomía en el ejercicio de sus funciones, teniendo a todos los efectos la condición de agente de la autoridad. Estos inspectores irán debidamente acreditados y podrán acceder libremente a la finca o actuación objeto de inspección, salvo que constituya domicilio habitual, para lo que sí se recabará el permiso del propietario. Podrán practicar diligencias de investigación, recabar las pruebas que consideren necesarias o solicitar los documentos que procedan para el cumplimiento de su cometido. Están facultados asimismo para el precinto de aquellas actuaciones en las que sea necesario garantizar la total paralización de los actos. En el caso en que en el desarrollo de la labor inspectora se detecte una infracción urbanística, será objeto de una sanción que, en función de la naturaleza de la misma, puede oscilar desde los 600 euros en el caso de infracciones leves, hasta los 30.000  ó 120.000  euros si se determina que la infracción es grave o muy grave, llegando incluso a constituir delito penal en función de la naturaleza del suelo en que se produzca la obra ilegal o del grado de protección que pueda tener.
“Se pretende con todo ello que el mejor conocimiento de los deberes por parte de los agentes que intervienen en la obra y el ejercicio continuado y transparente de la labor inspectora del PIUM(Plan de Inspección Urbanística Municipal), ahora  iniciada, contribuyan al mantenimiento del orden urbanístico y ayuden a mejorar la convivencia vecinal en el municipio. Al fin y al cabo, el Ayuntamiento de Níjar lo que quiere es llamar a los vecinos a que sean conscientes de que se trata de una labor de todos, y que buscamos un correcto funcionamiento del municipio”, ha sentenciado Manuel Herrero.