lunes, 15 agosto 2022

Cazan a un conductor ebrio y en sentido contrario tras darse a la fuga por la A-7

17 noviembre 2021
Almería
Accidente de tráfico

Foto DGT

Comparte esta noticia en tus redes

El conductor de 24 años es acusado de un delito de conducción temeraria y otro contra la seguridad vial por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas, tras circular durante más de cuatro kilómetros en sentido contrario y sufrir un accidente provocando daños en la vía.

 La Guardia Civil investiga a un conductor, de 24 años de edad, por un delito de conducción temeraria y otro contra la seguridad vial por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas, tras circular durante más de cuatro kilómetros en sentido contrario y sufrir un accidente provocando daños en la vía.

Sobre las 08:00 horas, se recibe llamada telefónica informando de la ocurrencia de un siniestro vial en el km 9’200 de la carretera A-352, entre las localidades de Vera y Garrucha, constatando que el único turismo implicado había colisionado contra la bionda dándose su conductor a la fuga campo a través al ver a la patrulla de motoristas de la Guardia Civil.

Inmediatamente se establece un dispositivo de búsqueda por los alrededores, y tras unos minutos, es localizado oculto en un lugar próximo, siendo trasladado a las dependencias de la Guardia Civil de Vera donde se realizan las pruebas de alcohol y droga dando un resultado de 0’68 mg/l de alcohol en aire espirado.

Así mismo, tras gestiones realizadas, se obtienen imágenes y vídeos grabados por otros conductores, donde se observa la circulación del vehículo en sentido contrario creando un grave riesgo, por lo que se procede a investigar al responsable por los delitos de conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas y conducción temeraria, instruyendo las correspondientes diligencias que son remitidas a la autoridad judicial

Una de las respuestas a esta grave situación en el tráfico viario es, principalmente, la concienciación de la sociedad a través de la educación vial en el ámbito escolar, familiar e incluso sanitario, de que alcohol y conducción supone un potencial riesgo para la vida e integridad física de las personas, pudiendo derivar tal acción en graves responsabilidades administrativas y penales.

Por estos hechos, el investigado podría ser condenado hasta a las penas de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años.