martes, 18 enero 2022

Última hora

Aparecen en un restaurante de Almería varias ánforas de los siglos I y II

29 septiembre 2021
Almería
Ánfora

Comparte esta noticia en tus redes

Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en telegram
Junto a estos objetos, expuestos en un establecimiento hostelero, la Unidad de Policía Adscrita ha encontrado otros de un valor histórico incalculable.

Agentes de la Jefatura Provincial de Almería de la Unidad de Policía Adscrita a la Comunidad Autónoma de Andalucía han recuperado ocho ánforas (siete de origen romano y una árabe), expuestos en un establecimiento de hostelería ubicado junto al mar en la capital almeriense, además de una columna arenisca y dos cepos de ancla de plomo de la época romana. Se trata de objetos de un valor histórico incalculable, datados entre los siglos I y II.

Los agentes tuvieron conocimiento de los hechos a través de una denuncia anónima que incluía una fotografía donde varios de estos objetos de origen romano, a primera vista auténticos, que se encontraban en un restaurante.

Así, miembros del Grupo de Medio Ambiente y Patrimonio Histórico de la Jefatura Provincial de Almería inspeccionaron el establecimiento y comprobaron que, además de los objetos que aparecían en la fotografía, el propietario tenía en su poder numerosos objetos arqueológicos guardados en el almacén desde hace más de 50 años.

Según manifestó el propietario del local, aficionado a las antigüedades, algunos de esos objetos fueron sacados del mar por sus antepasados y otros los compró a coleccionistas.

En todo caso, como no pudo justificar la compra de dichos objetos, se procedió a su retirada y posterior deposito en el Museo Arqueológico de Almería para su conservación y estudio por parte de los técnicos, que verificaron su autenticidad.

Las ánforas podrían proceder del expolio de pecios, formando parte del patrimonio histórico de la arqueología submarina del mar Mediterráneo. Se trata, en su mayoría, de ánforas oleícolas, que eran utilizadas para el transporte de aceite procedente de la zona bética de la península y embarcadas para su traslado a Roma.

En cuanto a los cepos de plomo, de entre 180 y 200 kg, pertenecen también a diferentes pecios y servían para posarse horizontalmente en el fondo marino. Gracias a su tamaño se puede calcular la medida del ancla y tamaño del barco al que pertenecía.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*