domingo, 4 diciembre 2022

Almería es la segunda provincia andaluza en donde más han subido los precios en octubre

15 noviembre 2022
Almería
cuadro ipc

Comparte esta noticia en tus redes

El IPC se modera al 7,1% en nuestra provincia debido al descenso de precios en la electricidad y el gas, pero el precio de los alimentos continua al alza. En lo que va de año los alimentos han experimentado una subida del 14,6%.

Según los datos oficiales publicados este martes por el INE, la economía almeriense cierra  el mes de octubre con un incremento del IPC que sitúa su cifra en el 109,8 (0,8%) mientras el IPC nacional es del 109,9 (0,3%) y el regional en 110,5 (0,6%). Almería es la segunda provincia andaluza, después de Córdoba, donde más han  subido los precios en octubre. Sin embargo interanualmente se postula como la  provincia donde menos se incrementaron. 

Los alimentos que más incrementaron sus precios fueron el azúcar (42,8%),  legumbres y hortalizas frescas (25,7%), huevos (25,5%), leche (25%), aceites  (23,9%) y cereales (22,1%). 

La bajada de precios de la energía no consigue paliar el incremento de precios  mientras los alimentos continúan al alza repercutiendo muy negativamente en las  economías domésticas y en concreto en los productos de primera necesidad de las  familias. 

Por grupos, los precios en nuestra provincia se incrementaron respecto al mes anterior  en: alimentos (3%), bebidas no alcohólicas (3,3%), bebidas alcohólicas (2,2%), vestido (7,7%), calzado (4,1%). muebles (2%) vehículos personales (1,9%) enseñanza (2%) y  restauración y comedores (1,4%). Por otro lado mensualmente descendieron en:  electricidad, gas y otros combustibles (-16,9%), transporte (-1%), paquetes turísticos (-4,3%) y servicios de alojamiento (-1,9%). 

Interanualmente, los grupos donde se han producido descenso en los precios son:  vestido (-5,5%), electricidad, gas y otros combustibles (-5,6%), servicios de transporte  (-3,1%), telefonía (-6,6%) y equipos audiovisuales (-1,6%). 

Los precios se han incrementado respecto al año pasado en: alimentos (16,1%),  bebidas no alcohólicas (8,7%), bebidas alcohólicas (10%), calzado (4%), reparación de  vivienda (7,5%), muebles y accesorios hogar (8%), cristalería y vajilla (10%),  herramientas de jardín (7,7%), servicios ambulatorios (5%), adquisición de vehículos (9,6%), equipos de ocio (4,7%), prensa y libros (6,5%), paquetes turísticos (8,8%),  enseñanza (7,5%), restauración y comedores (12,6%), servicios de alojamiento  (12,6%), cuidado personal(8,4%), y servicios financieros(10,6%). 

Las mayores subidas este año se han producido el grupo de Alimentos (14,6%) y  bebidas no alcohólicas (6,6%) mientras los descensos han ido al grupo de electricidad  (-14,3%) y vestido (-6,5%). 

La secretaria general de UGT Almería, Carmen Vidal, ha valorado negativamente el  incremento de precios pues a pesar de que la tasa interanual lleva tres meses bajando  los precios de los productos de primera necesidad continúan al alza, lo que repercute  en las economías domésticas de los trabajadores y trabajadoras que tienen que  afrontar una cesta de la compra inasumible para los salarios de los que disponen. 

“La inflación es insostenible y los salarios continúan sin subir por lo que los efectos  negativos no disminuye su carga sobre las economías domésticas de las familias. Son  necesarias medidas de incremento salarial para no asfixiar el poder adquisitivo de la  clase trabajadora que sigue empobreciéndose. Al mismo tiempo algunas empresas se  siguen enriqueciendo especulativamente aprovechando la coyuntura inflacionista. En  UGT hemos confeccionado una cesta de la compra con 25 productos y servicios de  primera necesidad que incluyen alimentos, combustible, servicios de salud y  mantenimiento de la vivienda de carácter ineludible que deberían ser topados”. 

Asimismo se pide un Pacto de Rentas justo e insta al Gobierno a controlar los precios  de los alimentos de primera necesidad, al tiempo que pide responsabilidad a la clase  empresarial para desbloquear la negociación de convenios que permita establecer  revisiones salariales en los mismos acordes al coste de vida.