viernes, 1 julio 2022

Preguntas y respuestas en la prevención de la infección por VPH

4 marzo 2020
Almería
VPH

Comparte esta noticia en tus redes

Las Infecciones de transmisión sexual (ITS), de elevada contagiosidad, han aumentado en los últimos 10 años. El riesgo de contagio del VPH o herpes genitales del 70% con un único contacto. Por lo que entre un 70 y un 80% de la población sexualmente activa puede resultar infectada.

El 30% de las jóvenes españolas con edades comprendidas entre los 19 y los 25 años han contraído el virus del papiloma humano (VPH). En Europa cada año se diagnostican unos 53.000 cánceres atribuibles al VPH, de los cuales más del 90% son atribuibles a los 9 tipos de VPH incluidos en la vacuna nonavalente.

¿Cuáles son las ITS más frecuentes? 
Más del 50% de las infecciones de transmisión sexual se producen en personas de entre 20 y 35 años. La más frecuente es, sin duda, la infección genital por el Virus del Papiloma Humano.

¿Siempre se manifiestan? 
Las ITS no siempre se asocian a lesiones cutáneas visibles; en muchas ocasiones no presentan síntomas, ni hay ningún signo clínico que podamos observar. Es más frecuente que esto ocurra en las mujeres y también en localizaciones extragenitales como pueden ser la faringe o el recto. Aún así, se pueden realizar pruebas para detectarlas y tratarlas.

¿Es lo mismo estar infectado que estar enfermo?
Hay que diferenciar entre la infección y la enfermedad, ya que solo un pequeño porcentaje de las personas infectadas va a presentar manifestaciones clínicas. Dado que no existe tratamiento que erradique el virus, lo mas importante será la prevención (vacunas), y los controles ginecológicos, para que cuando aparezcan sus manifestaciones clínicas (condilomas, displasias, etc. ) haya posibilidad de actuación.

Cualquier estrategia de prevención de esta realidad debe basarse en la información a la población de esta realidad, en la formación sobre las medidas eficaces de prevención y sobre  señales de alarma del problema y el diagnóstico y tratamiento precoz del problema.

¿Cómo son los cambios en las conductas sexuales?
En los jóvenes españoles, el uso del preservativo en las prácticas bucogenitales y coito-anales es muy poco frecuente entre las jóvenes españolas de 14 a 24 años. Cerca del 80% reconoce no utilizar nunca el preservativo con sus parejas ocasionales cuando mantienen relaciones de sexo no vaginal.

Uno de los principales motivos del aumento de las Infecciones de Transmisión Sexual es el desconocimiento de estar infectado (25% de los afectados por una ITS lo desconoce y produce un 50% de los contagios).

En algunos casos, los síntomas no son fácilmente detectables. Por ello es fundamental que todos transmitamos la siguiente idea: “Si se reconoce algún síntoma o se tienen relaciones sexuales sin protección  fuera de la pareja es necesario acudir lo antes posible al médico de cabecera, a un centro especializado en ITS, o  dermatólogos”, explica el dermatólogo José Luis Martínez-Amo Gámez.

El dermatólogo es el médico especialista de las enfermedades de transmisión sexual.

¿Qué síntomas que deben motivar la consulta al médico?
Herida en zona genital en días posteriores a contacto sexual, secreciones, enrojecimiento mantenido, verrugas, ganglios en ingle, picores, molestias al orinar.

En conclusión, el desarrollo de estrategias de prevención donde la información y formación es un elemento clave, así como el uso del preservativo en toda relación no estable y siempre en edades jóvenes y la consulta rápida al médico o dermatólogo cuando exista algún síntoma o duda.

¿Cómo se diagnostica?
La mayoría de las personas con una infección por papilomavirus desconoce que está afectada porque no suele presentar síntomas.

Los pacientes asintomáticos (sin lesiones clínicas) no requieren tratamiento, y no deben ser sometidos a pruebas diagnósticas innecesarias. En otros casos, la aparición de verrugas genitales (VPH 6, 11) son el motivo de diagnóstico y tratamiento.

¿Cómo se previene?
Al tratarse de una infección tan prevalente, la infección genital por VPH es difícil de prevenir. Antes de cualquier otra iniciativa, son imprescindibles las campañas de educación sanitaria que profundicen en los aspectos básicos de la infección, sus mecanismos de transmisión y su frecuente asociación a otras infecciones de transmisión sexual.

El uso de métodos barrera es sólo parcialmente eficaz frente al VPH, pero debe insistirse en su utilización, especialmente en el caso de pacientes jóvenes con actividad sexual inestable.

¿Cómo puedo prevenir la infección o el desarrollo de cancer cervical en la mujer?
La citología aún constituye el estándar en la prevención del cáncer cervical. El conocimiento de que el virus del papiloma humano (VPH) es causa necesaria para el desarrollo de este cáncer y la posibilidad de tipaje viral ha modificado la actitud médica en la atención a la mujer.

El uso del preservativo disminuye el riesgo de infección, mientras que otros cofactores como el tabaco o la inmunodepresión son imprescindibles para la persistencia e integración del virus en las células. No cabe duda de que la prevención primaria de la vacuna frente al papiloma ha reducido la carga de enfermedad de las patologías asociadas al VPH

¿Quién debe vacunarse?
Mujeres desde los 10 hasta los 25 años de edad

Países como Italia, Suecia, Austria, Estados Unidos, Australia, Canadá o Brasil están incorporando esta vacuna para proteger a los niños varones.

El Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría aconseja la información y la valoración de la recomendación de la vacuna frente a VPH en niños de 11 a 12 años.

En todo el mundo hay una gran disparidad de programas de vacunación frente al papilomavirus. Según un estudio reciente, realizado con datos de 2006 a 2014, en el que se analizó los programas de 64 países, se comprobó que unos 118 millones de mujeres de estos países han recibido al menos una dosis de alguna de las tres vacunas aprobadas.

Sin embargo, sólo un 1% de ellas se encontraba en un país de bajos recursos, que es donde mayor impacto puede tener la vacuna. El precio y la accesibilidad son las dos grandes barreras que impiden que estas mujeres se beneficien de esta inmunización.

 

José Luis Martínez-Amo Gámez es dermatólogo

[scrolling_box title=»OTRAS NOTICIAS» format=»» count=»60″ rows=»20″]