viernes, 9 diciembre 2022

Rafael Escuredo, nuevo doctor honoris causa de la Universidad de Almería

24 febrero 2012
Almería
Escuredo Honoris Causa

Acto de investidura de Rafael Escuredo

Comparte esta noticia en tus redes

El que fuera presidente de la Junta de Andalucía desde 1979 a 1984 pide “no dar un paso atrás” en educación, sanidad o prestaciones sociales

El que fuera presidente de la Junta de Andalucía desde 1979 a 1984, Rafael Escuredo Rodríguez ha recibido hoy la concesión de doctor honoris causa de la Universidad de Almería en un acto solemne celebrado en el Auditorio de la UAL. La Universidad de Almería, en el artículo 43 de sus Estatutos, contempla la investidura de doctor honoris causa como una distinción propia en reconocimiento del valor y trascendencia de méritos científicos, culturales, o artísticos, concesión que queda limitada a un solo doctor honoris causa por titulación cada cuatro años.

Entre los anteriores doctores honoris causa investidos por la Universidad de Almería destacan el científico y biólogo de origen almeriense Ginés Morata, el hispanista francés Bernard Vincent, el ex ministro de Educación y ex director general de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza, el lingüista cuba Humberto López Morales o el matemático holandés Freddy Van Oystaeyen,

Tras la apertura de la solemne sesión de investidura por parte del rector de la Universidad de Almería, Pedro Molina, se ha procedido a la lectura del acta de nombramientos como doctor honoris causa, con la laudatio que ha hecho de Rafael Escuredo su padrino, el profesor doctor Juan Cano Bueso. Tras la investidura, ha tenido lugar el discurso de ingreso en el Claustro de la Universidad de Almería del nuevo honoris causa y, por último, la intervención del rector de la UAL.
En su discurso de investidura, Escuredo ha hecho un repaso por su dilatada trayectoria política y profesional, pero no ha olvidado menciones personales: a sus padres, a su esposa Ana, a sus profesores, a compañeros de lucha antifranquista y a quienes le acompañaron en la reivindicación autonómica. El ex presidente andaluz reconocía sentirse “emocionado” con el nombramiento y señalaba que este honoris causa es una de las distinciones más importantes de todas las que ha recibido a lo largo de su trayectoria, “junto a la de hijo predilecto de Andalucía, la que más me llega al alma, la que más me emociona, y la que mejor cubre, con su piadoso manto, mis múltiples errores y defectos”.

Después de hacer un repaso detallado del proceso que culminó en la aprobación del primer Estatuto de Autonomía, Escuredo se ha detenido en la situación actual. “Nuestra victoria el 28-F fue la victoria de todos […] Pero la lucha continúa. Y hoy la desigualdad, con otro nombre, se llama pacto fiscal. […] Aceptar esto sería un segundo error, éste de interpretación constitucional, que vulneraría gravemente nuestra Carta Magna”.

Apuntaba Rafael Escuredo lo curioso que resulta observar como en tiempos de bonanza económica nadie criticaba al estado de las autonomías, lo contrario de lo que ocurre ahora: “Todos ensalzaban sus virtudes y aplaudían la solvencia de unas instituciones que promovían el desarrollo económico y social, al tiempo que les proporcionaba ingentes beneficios”.

Escuredo afirmaba con rotundidad en su discurso que ahora a Andalucía le corresponde ser la «vanguardia” en la denuncia de “cuantos intereses espurios” busquen el adelgazamiento del estado de las autonomías y del estado de bienestar. “Nos corresponde el sagrado deber de no dar un paso atrás en los avances tan duramente alcanzados en materias como la educación y la cultura, la sanidad y las prestaciones sociales”.