domingo, 5 febrero 2023

Las obras de prevención de inundaciones en el tramo final del río Adra durarán dos años

20 octubre 2016
Adra
Río Adra

Tramo del río Adra

Comparte esta noticia en tus redes

Con una inversión de 1.170.000 euros, se ejecutarán a lo largo de siete kilómetros en una superficie aproximada de 49 hectáreas y permitirán la rehabilitación ambiental del tramo final del río Adra a través de la recuperación de la capacidad de desagüe de este cauce.

La Junta de Andalucía invertirá 1.170.644 euros en la restauración ambiental del tramo final del río Adra para paliar el riesgo de inundaciones. El delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Antonio Martínez, ha anunciado el inicio inminente de las obras que cuentan con un plazo de ejecución de dos años.

Los trabajos de eco-restauración fluvial afectarán al cauce comprendido entre el decantador ubicado en las proximidades de las ruinas de la cortijada de Entre Ríos y la desembocadura del río Adra, un tramo catalogado en el Plan de Gestión de Riesgos de Inundación, aprobado junto al nuevo Plan Hidrológico de la Cuenca Mediterránea Andaluza, como Área de Riesgo Potencial Significativo de Inundación.

Su integración en una Zona Especial de Conservación (ZEC), ha requerido que el proyecto de intervención contase con un informe de la Red Natura 2000 y ha condicionado la metodología mecánico-manual en los trabajos, el calendario de ejecución – que debe contemplar una pausa de mayo a septiembre, durante el periodo reproductor de la fauna de la zona– y el tratamiento en plantas autorizadas de los residuos que se recojan y se generen.

Las actuaciones se ejecutarán a lo largo de siete kilómetros en una superficie aproximada de 49 hectáreas y permitirán la rehabilitación ambiental del tramo final del río Adra a través de la recuperación de la capacidad de desagüe de este cauce, la reducción del riesgo de derrame e inundación y el inicio de los procesos de restauración natural de los ecosistemas fluviales autóctonos.

El delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Antonio Martínez, ha explicado que las labores de limpieza incluirán la retirada de residuos orgánicos e inorgánicos depositados sobre el cauce, la realización de tratamientos selvícolas para favorecer la regeneración de la vegetación autóctona y eliminar las especies exóticas, la eliminación del cañaveral en la ribera y en el cauce y su sustitución por plantas propias de los ecosistemas de ribera.

Este proyecto de actuación en el río Adra, asegura el delegado, está nítidamente vinculado a las iniciativas públicas ligadas al nuevo modelo de economía circular, generador de empleo verde.

Antonio Martínez se ha referido a la necesidad de acabar con el vertido ilegal de residuos agrícolas inorgánicos y orgánicos que algunos agricultores realizan de forma indiscriminada sobre el cauce del río Adra, en diversas ramblas y barrancos de su entorno y en el perímetro de las Albuferas. Martínez considera que «se debe eliminar del municipio la mala imagen que generan unos pocos pero que perjudica a todos» y que mantener una adecuada ordenación agrohidrológica en la localidad evitará, además, los riesgos de inundaciones.

Sobre la prevención de avenidas por lluvias, el delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha insistido en que la limpieza del río no es la solución definitiva y ha pedido que se ejecuten las intervenciones de laminación y acondicionamiento del cauce que corresponde al Gobierno central, como contempla el Plan Hidrológico en vigor, lo que ayudaría a salvaguardar a la población de posibles inundaciones.