domingo, 29 enero 2023

Un policía local de Adra y un legionario, entre los detenidos por explotación sexual de cinco menores en Almería

24 febrero 2021
Almería
Guardia civil

Guardia Civil

Comparte esta noticia en tus redes

Diez personas fueron detenidas el pasado fin de semana como presuntas responsables de una red que prostituía menores en Almería. En la operación de la Guardia Civil han sido liberadas cinco menores explotadas sexualmente durante dos años.

Un policía local de Adra  y un cabo de la Legión se encuentran entre los detenidos por su presunta pertenencia a una red de prostitución infantil desmantelada en Almería, en la que cinco menores han sido liberados, en una operación llevada a cabo por la Guardia Civil.

Según informó la Guardia Civil el pasado sábado, diez personas eran detenidas por esta causa, entre ellas la presunta proxeneta, que aprovechaba la relación de amistad que mantenía con los menores de edad para explotarlos sexualmente con clientes que buscaba a través de páginas web de contactos y de chats de contenido sexual.

Según publica el diario El Mundo, la presunta proxeneta es una joven de 20 años que ofrecía los servicios sexuales de los menores en redes sociales es la hermana de una de las víctimas.

La joven comenzó ofreciendo en un principio los servicios de su hermana, y de ahí fueron sumándose otras tres niñas y un niño, todos del entorno cercano de la primera de las menores.

Los encuentros sexuales se producían en las casas de los clientes o en coches y no todos los clientes sabían que iban a mantener encuentros con menores y algunos se habrían echado atrás al tener conocimiento de la edad de las víctimas.

Los primeros datos apuntan a que las cuantías que abonaban no eran de demasiado altas, sin embargo, las víctimas recibían regalos como móviles de alta gama y los menores prostituidos no pertenecían a familias sin recursos que hubiesen accedido a prestar estos servicios para obtener dinero por necesidad.

La investigación se inició después de que los padres de una de las víctimas encontrasen a ésta con una tableta y al interpelarla por el dispositivo y no obtener una respuesta satisfactoria, consultaron las conversaciones de WhatsApp de su hija y denunciaron a la Guardia Civil que algo extraño estaba ocurriendo.

Así dio comienzo la operación Terciaria, en junio de 2020, cuando se detectó que algunos de los clientes estuvieron solicitando servicios de los menores con una frecuencia semanal, y que dichos menores comenzaron a ser prostituidos en 2019, cuando tenían las edades de 13, 15 y 16 años.

[blog_posts style=»m1″ share=»on» count=»10″ pagination=»on» ad_count=»3″]