lunes, 26 septiembre 2022

El Supremo condena a dos legionarios por agredir y humillar a tres soldados

17 abril 2012
Viator
Brileg

Desfile de la Brileg en Viator

Comparte esta noticia en tus redes

El Alto Tribunal rechaza los recursos de casación interpuestos por ambos acusados y condena a 15 meses de prisión a los dos excaballeros legionarios de la Brileg con sede en la base militar Álvarez de Sotomayor de Viator

El Tribunal Supremo (TS) ha condenado a 15 meses de prisión a dos excaballeros legionarios de la Brileg con sede en la base militar Álvarez de Sotomayor de Viator por agresión y humillación verbal a tres soldados aspirantes, dos hombres y una mujer, en su periodo de instrucción y aprendizaje.

La sentencia del Alto Tribunal, que rechaza los recursos de casación interpuestos por ambos acusados, ratifica la pena de doce meses de cárcel para uno de ellos por cuatro delitos de abuso de autoridad en la modalidad de maltrato, mientras que al segundo le confirma la condena a tres meses y un día de prisión como autor del mismo delito.

El Supremo considera probado que el principal acusado «golpeó varias veces con los puños en el pecho» a una soldado aspirante a dama legionaria mientras ella se encontraba en formación al tiempo que le recriminaba que llevase la camisa de manera incorrecta. Una agresión que desplazó hacia atrás a la soldado debido a la violencia del impacto por la que  ella se «sintió humillada y agredida físicamente». La misma soldado fue víctima en otra ocasión de este procesado, que la empujó por quedar rezagada durante un ejercicio de carrera continúa durante el que sufrió un «pequeño mareo por el esfuerzo» mientras que el segundo acusado, en otro ejercicio de instrucción, se le acercó y «la golpeó en la espalda, en el pecho y en los muslos» mientras le gritaba al oído expresiones soeces y lascivas.

La sentencia recoge que el principal acusado en la causa en una ocasión golpeó y propinó «culatazos con el arma» a otro soldado aspirante, al que también agredió otro día con patadas porque «no corría lo suficiente» en un ejercicio de carrera continúa y al que golpeó «repetidamente a solas en su camareta de alojamiento al tiempo que le amenazaba de muerte si le denunciaba y hasta hacer que este saliera llorando». Como consecuencia de este ataque, según remarca el fallo, la víctima sufrió hematomas en diferentes partes de su cuerpo y un trastorno de estrés agudo.

La tercera víctima, un soldado aspirante, sufrió golpes en la mano como castigo por no saberse los credos legionarios aunque consta para la sala que fue objeto, al igual que sus otros dos compañeros, de expresiones del «cariz de ‘mierdas’, ‘mariconas’ y no valéis para nada» por parte de los dos excaballeros legionarios condenados.

El fallo confirma, asimismo, que los dos excaballeros legionarios de la Brileg deberán indemnizar a la soldado aspirante por «cuadros de ansiedad, miedo a salir a la calle sola, apatía, vacío, tristeza, culpa y enfado, con un total de 700 euros mientras que al soldado aspirante que sufrió lesiones el principal acusado le deberá pagar 900 euros.