domingo, 5 febrero 2023

El Ayuntamiento de Níjar prohíbe la música en directo en la Sala Chamán de Los Escullos

23 julio 2014
Níjar
sala chaman

Sala Chamán en Los Escullos

Comparte esta noticia en tus redes

Tras casi treinta años de conciertos estivales en el local más conocido del parque natural Cabo de Gata-Níjar, una prohibición municipal pone en peligro la programación musical de este verano. La dirección del establecimiento negocia una salida al conflicto.

Después de casi tres décadas ofreciendo música en directo todos los veranos, la programación de conciertos de la Sala Chamán, en Los Escullos, corre peligro.

El pasado viernes día 18 de julio, cinco horas antes del concierto programado para esa noche, efectivos de la Policía Local de Níjar se personaban en el local con un escrito del Ayuntamiento; en él la prohibición de organizar actuaciones en directo. El motivo esgrimido, la falta de licencia para llevar a cabo ese tipo de actividad en la Sala Chamán, cuyos responsables han señalado que la licencia actual, concedida en 1988 y a nombre del propietario, «es perfectamente válida para la organización de conciertos en muchas comunidades autónomas de nuestro país», explican en un comunicado.

Tras ponerse en contacto con el Ayuntamiento nijareño, los propietarios del negocio estudian una salida jurídica que pueda dar cobertura a la música en directo en este conocido establecimiento del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar.

Hasta que esto ocurra, la dirección de Chamán comunica que la programación de conciertos de esta temporada turística seguirá adelante con la normalidad de todos los veranos.

Fuentes municipales tratan de justificar la prohibición alegando quejas de residentes y turistas por ruidos en establecimientos de hostelería del Parque Natural; incluso se ha utilizado una directriz del defensor del pueblo andaluz sobre contaminación acústica para tratar de defender la prohibición de los conciertos en Chamán.
La dirección del Chamán niega que se hayan producido quejas de vecinos residentes en los Escullos por la actividad del Chamán, ubicado junto al mar y entre un castillo deshabitado y el desierto.

Los responsables del negocio aseguran que desde 2011, no se ha registrado ningún altercado, pelea, denuncia o desorden público.

La pérdida de diez puestos de trabajo y los perjuicios en el turismo de la zona, son algunas de las repercusiones que la prohibición ocasionaría de entrar en vigor este verano.

La voluntad del equipo directivo de la Sala Chamán es que el actual diálogo con el Ayuntamiento finalice de manera satisfactoria para la comarca de Níjar, así como para turismo de la provincia y la cultura de Almería.