domingo, 4 diciembre 2022

El 80% de las víctimas de violencia machista no presenta denuncia

28 septiembre 2022
Almería
Policia Local ARCHIVO

Comparte esta noticia en tus redes

De las 33 mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas este año, 23 de ellas no se han dirigido a dependencias policiales ni tomado medidas.

El subdelegado del Gobierno en Almería, José María Martín, ha inaugurado este miércoles unas jornadas dirigidas a policías locales sobre el Protocolo Cero contra la violencia machista. El curso, que se ha prolongado durante toda la mañana, ha sido impartido por responsables de Policía Nacional y Guardia Civil destinados en las unidades de atención a mujeres y menores de ambos cuerpos. 

En el centro, José María Martín, subdelegado del Gobierno en Almería

Esta medida, que se enmarca en el catálogo de medidas urgentes del Plan de Mejora y Modernización contra la Violencia de Género que refuerzan el sistema VioGén, fue aprobada hace un año para atajar la dura realidad que ofrecen los datos: aproximadamente el 80% de las víctimas de violencia de género no denuncia, y cuando lo hacen, tardan 9 años de media. 

Estas cifras coinciden con la información recabada sobre las 33 mujeres asesinadas en lo que llevamos de 2022 (de ellos, los tres últimos casos registrados en las provincias de Alicante, Málaga y Palencia y conocidos en el día de ayer) y de las 1.163 víctimas de la violencia machista desde el año 2003, fecha desde la que existen registros. De las 33 mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas este año, 23 de ellas no habían presentado denuncia. 

Decálogo de indicios de violencia machista

El Protocolo Cero se dirige a recoger y valorar información relativa a cada caso, como los testimonios de familiares e integrantes del entorno social de una víctima, para evaluar el riesgo potencial y adoptar mecanismos policiales de protección adecuados, no condicionados a la interposición de una denuncia previa.

Así, se ha establecido un decálogo acerca de la información que deben recabar los agentes de las distintas policías locales y que incluye indicadores como, por ejemplo, la existencia de episodios de violencia física, incluso sin lesión, con especial atención a signos en la zona del cuello de la mujer agredida; el uso de armas para agredir o amenazar a la víctima o que existan indicios de reiteración en los episodios de violencia y sospechas de que esas situaciones violentas puedan estar motivadas total o parcialmente por los celos del agresor. 

También hay que prestar especial atención si existen faltas de respeto hacia los agentes por parte del presunto agresor o si la víctima ha expresado a su entorno cercano una voluntad reciente de separarse de su maltratador. 

El Protocolo Cero incluye también recomendaciones sobre cómo actuar en las dependencias policiales, en el caso de que la víctima acuda a las mismas y recuerda que antes de abandonar el lugar del suceso, los agentes deben informar a la víctima de los teléfonos y recursos próximos disponibles, especialmente aquellos como el 016 que ofrecen atención inmediata y confidencialidad.

Por otra parte, la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, impulsora de este protocolo, también ha pedido más proactividad al ámbito sociosanitario, porque muchas mujeres víctimas de maltrato acuden antes a los Servicios Sociales que a los recursos policiales o judiciales y, en este sentido, una implicación aún mayor es altamente positiva.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*