lunes, 6 febrero 2023

Ecologistas en Acción pide al Ayuntamiento de Almería que deje de usar glifosato en parques y jardines por sus efectos dañinos

29 mayo 2019
Almería
Señal Ayto Almería

Señalización municipal en días de tratamiento con herbicidas en parques y jardines

Comparte esta noticia en tus redes

Un compuesto es un biocida que penetra en el suelo, se filtra en el agua y sus residuos permanecen en suelo y las plantas por muchísimo tiempo, que en 2015 fue declarado por la Organización Mundial de la Salud como «probablemente cancerígeno para los seres humanos».

Aunque clasificado por la Organización Mundial de la Salud como «probablemente cancerígeno para los seres humanos», el glifosato es un herbicida con el que se rocían millones de hectáreas de tierras de cultivo, parques y hasta aceras en todo el mundo. «Se vende más glifosato en el mundo que agua embotellada», denuncia Ecologistas en Acción.

Un compuesto que penetra en el suelo, se filtra en el agua y sus residuos permanecen en suelo y las plantas por muchísimo tiempo ya que es un producto que no se degrada con facilidad. Es extremadamente persistente por lo que resulta muy peligroso para los animales de suelo y acuaticos, para las aves, incluso para animales domésticos en el caso de su uso en parques y jardines y por supuesto para salud humana.

Junto con algunas asociaciones conservacionistas de la provincia de Almería, Ecologistas en Acción ha pedido al Ayuntamiento de la capital de Almería que abandone el uso de glifosato, especialmente en parques y jardines, por su peligrosidad para las personas y los animales domésticos.

Ya hay muchos municipios en España que han prohibido el uso de este producto, como Barcelona, Madrid, Tarragona o Zaragoza.

A juicio de Ecologistas en Acción, el Ayuntamiento de Almería se tendría que añadir a la lista de ciudades, que preocupadas por la salud y el bienestar de su población, han decidido prohibir este producto y desarrollar una jardinería respetuosa con el medio ambiente.

Desde hace décadas se viene denunciando los potenciales efectos dañinos del glifosato para la salud humana, pero nunca se han llegado a tomar medidas.

En 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha clasificado el glifosato como “probablemente cancerígeno para los seres humanos”, basándose en una fuerte evidencia de que es cancerígeno.

Hay sentencias que condenan a Monsanto y Bayer por su responsabilidad en casos de cáncer. También se sospecha que actúa como un disruptor endocrino y que es tóxico para la reproducción.

El glifosato es un biocida, elimina todas las plantas excepto las transgénicas,esta presente ya, como el plástico, en todos los lugares del planeta, aunque sea en dosis menores su efecto sobre la reducción de la biodiversidad es muy importante, afectando no solo a la flora si no también a la fauna beneficiosa.

Un estudio publicado en Estados Unidos señalaba la presencia de glifosato en la mayoría de las cervezas y vinos analizados, en cereales para el desayuno, … y California clasificó el químico como cancerígeno, y hay casos en que el fabricante de este producto ha sido condenado a pagar cuantiosas indemnizaciones por daños a la salud.

En Argentina han encontrado glifosato y atrazina, los dos plaguicidas más usados en el país, en el 80 % de las muestras de lluvia.

Este herbicida se usa sobre todo en agricultura, pero hay ayuntamientos que todavía los usan en jardinería, y aunque la contribución de estos últimos sea menor que la de la agricultura, no hay ningún motivo para seguir utilizando este producto por el riesgo potencial que implica, especialmente existiendo otros métodos para eliminar las malas hierbas, con medios mecánicos que son igual de eficaces y no aportan contaminantes a nuestro entorno

[scrolling_box title=»OTRAS NOTICIAS» format=»» count=»30″ rows=»10″]

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*